Inicio

Sapos, culebras, pócimas y escobas voladoras. El municipio aragonés de Trasmoz, ubicado en las faldas del Moncayo que asoma a 765 metros sobre el nivel del mar, al oeste de la provincia de Zaragoza, a unos 10 kilómetros de Tarazona y que cuenta con unos 76 habitantes, va ligado a un pasado de brujas y aquelarres en torno a su castillo, que la leyenda cita como lugar de reunión de estas famosas protagonistas de la Edad Media que fueron perseguidas por la Inquisición.

El halo de misterio y hechizo que ese misterio envuelve a Trasmoz, único pueblo maldito y excomulgado de España, llamó incluso la atención del literato Gustavo Adolfo Bécquer durante su estancia en el cercano Monasterio de Veruela.

Bécquer dejó para la posteridad las hermosas cartas dedicadas a las brujas de Trasmoz, la Casca, la Galga y la Dorotea. El poeta romántico pudo pasearse por las calles de la localidad donde quedó prendado de su magia. Existían por aquellos tiempos curanderas, mujeres que gracias a sus conocimientos de plantas, sanaban a la gente. Les temían porque tenían el poder de curar y por ello las calificaban de brujas. Pero como es destino de caprichoso, que para lo que unos era malo, para otros puede ser todo un reconocimiento y es que cada año, se le otorga el título de Bruja del Año a una mujer de la localidad.

Además de las fiesta en honor de San Roque, en el calendario hay dos festividades: la Feria de la Brujería y plantas medicinales en la que circula de manera legal su propia moneda: el maravedí; y La Luz de las ánimas, en la que se rinde homenaje a los seres fallecidos.

Trasmoz lleva a sus espaldas siglos y siglos de historia y leyendas, su halo misterioso no deja a nadie indiferente… ¿te atreves a conocer su Leyenda negra? Nosotros te traemos un podcast en el que te contamos historias del único pueblo y maldito de España.

Puedes encontrarnos aquí

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos